This is an automatically generated PDF version of the online resource argentina.mom-rsf.org/en/ retrieved on 2019/06/15 at 16:59
Reporters Without Borders (RSF) & Association Tiempo Argentino - all rights reserved, published under Creative Commons Attribution-NoDerivatives 4.0 International License.
LOGO Tiempo Argentino
Reporteros sin fronteras

Televisión

Para investigar la concentración de la propiedad en los medios de comunicación, MOM Argentina seleccionó 14 canales de televisión. Se trata de las señales con contenidos informativos que concentran las mayores cuotas de audiencia, y también se incluyeron algunas de las de mayor peso en las urbes del interior del país. Se investigó a qué grupos económicos pertenecen estos medios, quiénes son sus propietarios, cuáles son los negocios de estos empresarios en otras industrias y qué relaciones políticas cultivan. Los medios investigados fueron:

La TV reina en los hogares

El soporte de comunicación más extendido del país es la televisión y su consumo es alto en todos los niveles socioeconómicos  y franjas etarias. La gran mayoría de los contenidos de televisión que se ven en todo el país se producen en Buenos Aires y tienen una visión centralista; por ejemplo, un segmento infaltable de los noticieros de cobertura nacional es la información del tránsito porteño y los sucesos policiales del conurbano bonaerense.

Muchos de los contenidos que se repiten a miles de kilómetros de la capital nacional salen de los estudios de Canal Trece (Grupo Clarín) y Telefé (Viacom). Clarín cuenta con ocho señales en todo el territorio argentino (entre propias y gestionadas) y otros tantos “canales afiliados” (que retransmiten sus programas), mientras que Viacom también posee ocho señales  y varias repetidoras,  y es la productora de contenidos audiovisuales más grande de la Argentina, generando 5.100 horas de contenidos por año.

Dueños de las audiencias 

El canal más visto de la televisión argentina es Telefe, una señal generalista destinada a un público familiar y siempre reticente a mostrar una línea editorial política marcada. Telefé es propiedad del holding internacional Viacom, que concentra el 15,1%  de la torta de audiencia de la Argentina.

El segundo medio más visto es Canal Trece, canal generalista que pertenece al Grupo Clarín, el holding que, entre todos sus medios, ostenta el puesto número uno en audiencia, con el 22,6% del share. TN (Todo Noticias) es la señal informativa de Clarín, líder en su rubro. Al contrario de Telefé, los medios del grupo Clarín mantuvieron un enfrentamiento político expreso con los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner, a tal punto que sus simpatizantes rebautizaron popularmente al canal de noticias TN como "Todo Negativo" para enfatizar el carácter tendencioso de su agenda. Hoy combina su adhesión al gobierno de Mauricio Macri con un persistente antikirchnerismo.


El tercer puesto en el podio de las audiencias es del grupo estadounidense Time Warner (Turner-HBO), traccionado por canales de mucha llegada en la TV de pago argentina como TNT Series, Cartoon Network y CNN Internacional. Cuarto en audiencias se encuentra el Grupo América, propiedad de tres empresarios argentinos. Los medios audiovisuales más relevantes son América TV (el tercero más visto del país) y A24, que ganó terreno en el último año y se acercó a la batalla de las señales netamente informativas por el rating, una pelea que hasta ahora solo disputaban TN y C5N (esta última del Grupo Indalo, dueño de los medios filokirchneristas).

 El show de la pelota

Uno de los negocios más tentadores de la industria de medios argentina  es la televisación de los torneos de fútbol nacionales y las finales de las copas internacionales en las que participen equipos argentinos, eventos capaces de hacer que, durante 90 minutos, las calles de Buenos Aires parezcan un desierto, mientras el rating explota.

De hecho, los derechos de televisación del fútbol argentino signaron una de las políticas públicas más debatidas en la última década. En 2009, la Asociación Argentina de Fútbol (AFA) –dueña de esos derechos- rompió anticipadamente el contrato que mantenía con las empresas Televisión Satelital Codificada y Torneos y Competencias (con participación accionaria del Grupo Clarín), y negoció un nuevo contrato con el Estado Nacional (en ese entonces a cargo de Cristina Fernández de Kirchner), que compró los derechos de televisación por una suma inicial de $600 millones (TSC había ofrecido $268 millones por la renovación). Desde entonces y hasta 2016, los partidos de Primera División, los de Primera B (la categoría siguiente) y algunas finales de torneos internacionales se transmitieron gratuitamente en el canal del Estado (la TV Pública) y a través del programa Fútbol para Todos.

Un año después de la asunción de Mauricio Macri, su gobierno decidió interrumpir el acuerdo con la AFA. Tras una licitación, la alianza Fox-Turner se quedó con los derechos de televisación y mirar fútbol volvió a tener costo. Dos partidos por fecha se transmiten por los canales del grupo (están incluidos en el abono general del servicio de cable) y el resto se comercializa con un costo adicional.

  • Project by
    Logo Tiempo Argentino
  •  
    Reporteros sin fronteras
  • Funded by
    BMZ